Por mucho tiempo te he de platicar que he batallado con temas económicos, pues estaba cumpliendo con mandatos y creencias que aprendí de la forma en que vi a mis papás relacionarse con el dinero, sumado a lo que me decían acerca del mismo. Así todos vamos generando una relación saludable o no tanto con el dinero, debido a la historia que tenemos en ese sentido.

Algunas de las afirmaciones que yo escuche cuando niña fueron:

  • Cuida bien el dinero, porque se te puede acabar
  • Hay que trabajar mucho para tener dinero
  • Jamás te endeudes porque eso no te dejará dormir
  • No hay dinero que alcance
  • Así como llega el dinero se va
  • No me gusta cobrar
  • Ahorra, no puedes estar gastando innecesariamente

Esas y muchas otras creencias y experiencias se van acumulando y formando una gran bola de energía que nos envuelve, limita e impide avanzar. Y el primer paso es conocer los hilos que tejieron esa bola. Anota esas creencias que te impiden vivir una relación maravillosa con el dinero. Ese será el PRIMER PASO.

Una vez que salieron todas las creencias, vamos a romper con eso, y vamos a quemarlas literalmente, esa hoja donde las escribiste será quemada con la intención de transformarlas, pues ahora eliges mejorar y llevar a un siguiente nivel esa relación. Ese sería el SEGUNDO PASO.

¡Ahora trabajaremos en la relación perfecta! En mi caso, quiero sentirme amada, cuidada, valorada, quiero admirar y ver a esa persona como alguien de quien puedo aprender y me pueda guiar a seguir creciendo por que él ya está ahí, quiero sentirme cuidada y aprender de su sabiduría infinita, alguien con quien me sienta tranquila, bendecida y agradecida. Y aunque no es una persona tal cual, el verla así de inicio nos ayuda apreciar con facilidad esas cualidades que nos harían sentirnos comprometidas y afortunadas por tenerlo en nuestra vida, incluso ponerle un nombre para generar una imagen más clara y detallada de él. Yo le llamé PLENO.

Por último, comencemos a conversar con él, pues la base de toda relación está basada en la comunicación, puedes hacerle preguntas acerca de lo que le gusta, o lo que no, para comenzar a conocerle, pídele concejo en relación a las nuevas decisiones que quieras tomar, aprende a escucharle, a dejarte guiar.

En principio puede sonar un poro loco, lo sé. Cuando comienzas a hacerlo puedes notar que intentan aparecer ideas incongruentes que puedes observar y dejar pasar.

Te platicaré algunas cosas que en mi relación con Pleno me ha enseñado últimamente, pues me pidió darle más valor a mi trabajo, que dejara de limitarme y escuchar a quienes quieren las cosas gratis o baratas, pues así no se obtienen los resultados deseados, y fácilmente me culparan de su falta de compromiso. Me dijo que celebrara mis éxitos, pues solo yo sabía cuánto me habían costado, y que al hacerlo ya no estaría esperando que alguien más lo valorara. Me dijo que cuidara más de mí, de mi cuerpo, de mi mente, de mis emociones, que tuviera una gran atención a mis sensaciones de agrado y desagrado, pues en ellas iba a encontrar esa guía de lo que debía o no permitir.

Me dijo que invirtiera en mi bienestar, así que cada semana acudo con mis terapeutas también, ya no busco lo más barato, si no lo que en verdad me gusta.

Pleno me invita a estar cerca de las personas que son positivas y prosperas, que buscan como si hacer las cosas. También hemos estado trabajando en avanzarle a las deudas que acumule por varios años.

Ahora me gustaría que no solo me leyeras, sino que lo apliques a tu vida, y me platiques, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *