Reprograma tu mente, conoce y cambia esas creencias que te alejan de tus objetivos.

Cuando era niña, veía que mi mamá era muy entregada a su familia, buscando hacernos comida rica, atendiendo a mi papá hasta el punto de llevarle con frecuencia la cena a la cama,  siempre viendo por los demás y muy poco por ella. Al contrario, mi papá era autoritario, como un rey que trabajaba mucho, tomaba las decisiones importantes, era más duro y un tanto hiriente cuando no se le daba gusto. Al poco tiempo me encontré pensando que si en una relación, alguien era el fuerte y la otra persona la débil, y qué además, siendo entregada y cariñosa, no te valoraban y reconocían, decidí que tipo de persona quería ser yo. Creía que al ser más fuerte, dura y terca como mi papá, sería más difícil que alguien me lastimara, rechazara o abandonara. Y así como esta experiencia tengo muchas, a través de las cuales he interpretado y reaccionado de forma que, como piezas de rompecabezas, me han llevado a construir mis creencias y la manera en que interpreto lo que me sucede cada día. Estoy segura que como yo, tú tienes las tuyas, razón por la que eres y te encuentras en este momento viviendo ciertas circunstancias y generando otras, que son coherentes con estos programas.

Sin que tú lo superas, nuestra memoria subconsciente está llena de creencias limitantes e incongruentes con los resultados que queremos, con la vida que deseamos.

Estas creencias limitantes son además, reafirmadas por las personas que conocemos, que nos importan y que coinciden con el estilo de vida que hemos aprendido a vivir a lo largo de nuestros años.

Para vivir experiencias extraordinarias, debemos aprender a reprogramar esos pensamientos, y conectar con hábitos y creencias que nos lleven al éxito y la sabiduría, debemos estar dispuestos a salir del grupo de las personas comunes, en donde puedes sentir que contradices lo “normal” y nadas contra la corriente. Es ahí, donde puedes quedarte sin amigos, sentir que te tachan de loco, sentir ganas de gastar tu dinero en libros, terapias y entrenamientos, dejar de ver las noticias y escuchar cómo te dicen que vives en otro mundo, y si, comienzas a vivir en el mundo que deseas.

No podemos cambiar nuestra historia, que incluso es perfecta para nuestro crecimiento personal, pero si podemos cambiar nuestras creencias, y hoy te invito a que comiences con estas 5.

  • DEJA DE CREER EN EL DESTINO: Date cuenta que eres tú mismo quien abre el camino, eres tú quien elige caminar, sentarte, dirigirte hacia ese lugar o hacia el otro. Y como el dirigirte hacia un destino, puedes equivocarte, pasarte, rodear, etc. Finalmente, si así lo quieres, llegarás. Mantener una creencia contraria, solo te lleva a justificar la falta de resultados, pero si eres honesto contigo, sabrás que si quieres llegar a un estilo de vida, a un objetivo específico, está solo en ti ese poder, no en nadie ni en nada más.
  • MANTEN TUS METAS CLARAS: Muchas personas exitosas planean en la noche cómo será su día siguiente. Ten claras tus metas diarias, semanales, mensuales y anuales. Y no solo las tengas por ahí anotadas, trabaja en los planes para alcanzarlas, usa tu creatividad y busca generar avances. Asume la responsabilidad de tener tus metas, cuídalas y aliméntalas.
  • DISFRUTA DE TU TRABAJO: Lo que sea que hagas, hazlo con pasión, con toda tu entrega, es muy diferente vivir tu día con creencias acerca de lo que tienes que hacer, a diferencia de lo que haces porque quieres hacerlo, y das lo mejor de ti, pues sabes que estás destinado a dejar una huella en el mundo.
  • BUSCA FORMAS DE MEJORAR CADA DÍA: Comprométete contigo, con tu crecimiento personal y profesional a diario, deja de invertir tu tiempo y dinero en cosas que no te aportan, no te suman o no te acercan a tus objetivos. Busca formas de aumentar tu conocimiento, incluso aviéntate a cosas que representan un reto, pues una vez que tu conocimiento aumenta, las oportunidades también.
  • ASUME RIESGOS: Incluso el fracaso es una lección que se queda de por vida, y el creer que si haces algo riesgoso puede salir extraordinariamente bien o puedes obtener una gran lección suena diferente a creer que no es recomendable hacer algo debido al riesgo que corres por intentarlo. Te invito a buscar tomar un riesgo diario.

Yo no sé tú, pero con solo enfocarme en estas 5 creencias y ver mi futuro a través de ellas, ya me hace sentir y creer que lo que obtendré es lo que quiero. Tengo la certeza de que así lo haré, pues cada día veo cómo genero nuevas posibilidades y me acerco a mis metas.

Sigo invirtiendo mucho en auto conocerme, en darme cuenta cómo he construido mi forma de ver el mundo, pero sobre todo y lo más difícil sinceramente, la manera en que me sigo enganchando y reflejando en otras personas, por ejemplo, cuando tiendo a seguir siendo dura, terca y fuerte como lo aprendí y asumí cuando niña. Pero como en todo, ahora que lo observo, es más fácil elegir nuevas formas de ser.

Espero te aporte tanto este artículo como lo hace conmigo y me compartas en los comentarios la manera en que te hace conectar con pensamientos y construcciones de tu historia y el modo en que puedes practicar estas nuevas creencias para crear más de lo que si quieres en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *