11 FORMAS DE ESTAR MÁS AQUÍ Y AHORA, PRACTICA EL ARTE DE ESTAR PRESENTE

 Por: Cristina Turcott

El observar la facilidad con la que podemos experimentar tristeza, desánimo, enojo, estrés, ansiedad, o angustia por creaciones que no forman parte de nuestra realidad aún, o bien, ya son parte de nuestro pasado, son ahora un tema que podemos transformar desarrollando la capacidad de estar conscientes a lo que nos sucede, a lo que sentimos, pensamos y cómo experimentamos el momento presente.

Estar aquí y ahora, la atención plena o el Mindfulness en la actualidad es una práctica que se ha hecho más conocida, pues ha sido un campo de estudio de la psicología, la medicina y la espiritualidad.

Estar atentos a lo que nos pasa en el aquí y el ahora, nos permite concentrarnos en lo que es realmente importante, en conocernos y estar más abiertos a disfrutar o solucionar creativamente aquello que normalmente nos llevaría a reaccionar.

Todos tenemos la tendencia a tener más presente aquello en lo que no nos fue tan bien, en lugar de reconocer y valorar los aspectos más positivos, y como consecuencia es más fácil recordar eventos desagradables que aquello que fueron valiosos y agradables. Esto sucede porque en la antigüedad el ser humano tenía que sobrevivir a muchos peligros que si eran reales, y con el tiempo, la estructura cerebral se adaptó a prestar más atención a aquello que pudiera afectarle de alguna manera, dejando en segundo lugar esos momentos bellos que si se tenía la posibilidad de disfrutar.

Ya no corre peligro nuestra vida con la frecuencia que vivieron nuestros antepasados, pero seguimos presentando la sensación de que algo malo puede suceder, y tenemos que estar alertas.

Por ello, y por nuestro bienestar físico, mental, emocional y espiritual es necesario que entrenemos a nuestra mente a potenciar los momentos agradables, a vivir más tiempo en la dicha, felicidad, gratitud, armonía y paz, y al hacerlo, podemos generar más de ello en nosotros y a nuestro alrededor.

Comencemos la práctica consciente de esas acciones que nos llevarán a conseguirlo!!

  • Cuando una emoción negativa se presente, realiza una pausa, deja de hacer lo que estás haciendo y lleva a tu mente a otro espacio, si puede ser físico mejor, toma agua, ve al baño, muévete, con el hecho de hacerlo aunque sea 5 minutos, tu mente y tu cuerpo lo agradecerán.
  • Conviértete en el observador; aquello que no podemos observar, no lo podemos transformar. Identifica la emoción y los pensamientos que hay detrás de un mal rato, para que puedas proceder a cambiarlos.
  • Camina y si es posible en la naturaleza mucho mejor. Nada mejor que activar tu cuerpo e imaginar cómo te cargas con nuevas energías.
  • · Conecta con tu respiración, percibe como al inhalar te llenas de luz, amor, bendiciones, bienestar, paz, y con cada exhalación sacas de ti, te liberas de todo aquello que te afecta, a cualquier nivel; en tu mente, en tu cuerpo, en tu ambiente y en tu mundo.
  • Disfruta de tus momentos conscientemente, elige hacer algo que te gusta, que te conecta con eso que te hace feliz o alegra el corazón.
  • Medita; nada mejor que ese espacio en el que te encuentras contigo, ya sea de forma guiada, o simplemente practicando el silencio, dejando que tus pensamientos pasen y solo te concentres en sentir, o en percibir aquello que tú quieres.
  • Escucha música; esa música que te levanta el ánimo, que te motiva y genera ese cambio en tu forma de sentirte.
  • Conecta con el amor por medio de recuerdos, cierra tus ojos y visualiza esos momentos que te llenaron de felicidad, cambia el canal llenándote de esos pensamientos hasta sentir la emoción.
  • Encuentra la dicha en lo que puedes disfrutar en ese momento, ese día o esa semana, dedica unos minutos a visualizar que quieres, y cómo lo puedes lograr, a veces son cosas sumamente sencillas que Si podemos hacer, y no tienen que ver con aquello que nos pueda estar robando la paz.
  • Conecta con la Gratitud; lleva a tu mente a aquellas cosas que te hacen sentir agradecida, trata de ser específica, de identificar aquellas cosas de tu presente que vale la pena notar, valorar y sentirte bendecida sobre todo.
  • Toma baños conscientes; en la ducha puedes percibir como el agua cae sobre tu piel, e imaginar que liberas todo aquello que no sirve a tu más alto bien, desde enjabonar tu cabello masajeando tu cabeza con la intención de limpiar tus pensamientos menos amigables, hasta enjabonar tu cuerpo con el amor que mereces, imagínate hacer esto a diario?

Cuidar de nosotros es nuestra tarea y de nadie más, así que a entrenarnos para que disfrutemos más y suframos menos, pues eso es lo que nos corresponde, solo basta con que aprendas a comprometerte más contigo, con tu bienestar en todo sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *